Fronteras y Cuerpos

por Russ McSpadden / arte por Jill Lavetsky

En algún lugar en las afueras del viejo pueblo minero de Ruby -no es nada más que un pueblo fantasma- y no tan lejos de la frontera Arizona/México, corrimos detrás un grupo de migrantes. Ellos se movían rápido atravesando el cañón que cruza San Luis y las Montañas Atascosa. Eran jóvenes, mayormente mujeres, y estaban nerviosos. Les ofrecimos agua, comida, con algunas palabras en español, y el guía me ofreció agua y comida, en inglés. Él estaba inseguro de mis intenciones. Yo expliqué que vimos a la migra por la carretera de Ruby y luego nos despedimos – good luck, buena suerte. Ayudando en la lavada de ropa vi que el grupo se detuvo a recoger unos calcetines que habían dejado en una cubeta. Un par de calcetines viejos manchados de sangre se quedaron colgados en un árbol de manzanita.

Una semana antes, un buen amigo formó parte de un equipo humanitario que encontró el cuerpo de una mujer joven, quien había fallecido unas horas antes en medio del desierto abierto a un par de millas de Ruby. Se supone que el grupo de ella fue dispersado por la Patrulla Fronteriza por helicópteros, por drone (aviones piloteados a control remoto) o hombres a caballo, y ella se perdió a causa del pánico y se desvió hacia la sección del Parque Nacional Coronado para morirse de sed. A través de un contacto, mi amigo se enteró que la mujer estaba buscando a su esposo y a su hijo en Texas. Su esposo lloró al teléfono cuando se enteró de las noticias.

Un poco al norte de aquí, en los alrededores de Arivaca, está uno de los cientos de controles de la frontera que están distribuidos a lo largo del sur de Arizona. “¿Ciudadanos americanos? pregunta un guardia. No hay preguntas sobre si somos movilizadores de droga, o si nos han sancionado. Pienso que él probablemente sabe del auto y de los sospechosos que han
estado proporcionando ayuda a migrantes indocumentados. El oficial no pregunta si hemos encontrado a gente herida o muerta. No les importa la sangre que se derrama en el desierto, que se seca y se cocina en las rocas sedimentarias del duro suelo.

Un punto de control es un pequeño componente impersonal del sistema de control de la frontera, una parte del control estatal sobre la migración humana, el trabajo y la solidaridad en contra del Imperio. El aparato de vigilancia nos miraba fijamente desde la carretera, una barra gigante llena de docenas de cámaras, balanceándose con el viento, burlándose de
los cactus ocatillo que hay por todos lados. Le pregunté al guardia si sabía que el nombre del Parque Nacional Coronado se le dio después que un conquistador, quien después de obtener brutalmente grandes extensiones del noroeste de México, cruzó por el área que ahora es conocida como la frontera, encontrando oro y la conquista. Le pregunté si sabía que el recorrido de Coronado está ubicado dentro del área de trabajo que ahora resguarda la Patrulla Fronteriza. Dijo que no había escuchado esto – con su tono demostró que le aburrió la historia- y nos dejó pasar.

No hay duda de que el Parque Nacional, como cualquier área silvestre compartimentada, cuenta con episodios de asesinatos, tiranía, y al mismo tiempo, es resguardada por la policía, la guardia nacional, y milicias de derecha, para detener el penoso viaje de los pobres. No hay duda que la policía imperialista los ha alejado de las tierras de sus familiares.

Hoy en día cerca de 700 millas de muro cruzan la frontera de 2,000 millas entre Estados Unidos y México. Otra infraestructura – equipo de vigilancia, torres gigantes con cámaras y sensores y miles de millas en carreteras para las patrullas- irrumpen en el paisaje fronterizo rico en diversidad biológica. La intolerancia, la homogeneización y la hiper seguridad que necesita el Norte, abiertamente apoya al racismo y al ecocidio en la frontera. Como un estado de vigilancia, se enfoca en todos los ángulos, mirando todo, miles de humanos y no humanos mueren, perdiéndose las antiguas y necesarias rutas de los migrantes.

En el 2009 el último jaguar en toda Norte América fue inducido a la muerte por la eutanasia por el Departamento de Estados Unidos encargado de Peces y de la Vida Salvaje. Pero la frontera hace un corte en su ruta natural que viene desde el norte de México. Es inconcebible que ahora esté muerto. Como ocelotes, borregos cimarrones y berrendos, todos están en
peligro, y están siendo privados de sus rutas migratorias. Para facilitar el cierre de la frontera, y para demostrar las prioridades del gobierno, que contiene el movimiento de la gente desde una economía que está bajo ataque por los intereses de Estados Unidos, el Congreso no aplica las leyes medioambientales que interfieren con la construcción. El director de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, no aplicó la Ley de Gestión de Zonas Costeras, la Ley de Medio Ambiente Nacional, la Ley de Especies en Peligro de Extinción, la Ley de Aves Migratorias, la Ley de Agua Limpia, la Ley de Aire Limpio y la Ley de Preservación Histórica Nacional, en nombre de la seguridad nacional.

Para facilitar el cierre de la mente de las personas, el estado de Arizona, a través de la Ley HB2281, ha retirado la materia de estudios étnicos en todos los grados escolares. La ley también prohíbe “lo que promueva derrocar al Gobierno de Estados Unidos”. La conexión entre miedo, racismo, homogeneidad, destrucción ambiental y la necesidad de seguridad estatal se hace cada vez más obvia.

Las fronteras naturales son fluidas, cambiantes – son negociadas a cada paso. En donde se mezclan la autonomía y la relación colectiva. Los cuerpos, los humanos y los otros, son fronteras hermosas. Los dedos, los labios, los ojos, las colas, los tentáculos y los bigotes, todos negocian un espacio, para ser acariciados, por la libertad, por las relaciones, por la comida, por el amor, por el conocimiento y por el movimiento. Son frágiles y ya sea con límites o en una reserva, ofrecen deseos, reciprocidad orgánica, los latidos del corazón y los anhelos. Siguen las reglas del cielo y de la tierra, y necesitan de las de la lluvia y de las físicas. También siguen las reglas de las relaciones y de la reproducción. Las fronteras políticas son rígidas, controladoras, autocráticas, asesinas. Ellas impiden darles vuelta, sin emoción. Ellas ofrecen los ritmos de la abstracción y del control: himnos nacionales, discursos sobre nacionalismos, sirenas, chistes de la policía a través de las ondas radiales. Ellas siguen las reglas de las abstracciones: la propiedad, las ganancias y el progreso tecnológico.

——————————————-
De regreso a Florida, me di cuenta que uno nunca deja la frontera. En Estados Unidos estamos constantemente con su presencia. Muchos de mis vecinos hicieron el viaje a través de Arizona y se les ve cierta reserva en sus ojos, en el movimiento de sus cuerpos, que refleja lo que vivieron. Los agentes del Reforzamiento de Migración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), hicieron redadas en mi pueblo, apartando comunidades, demostrando la dominación de la xenofobia y la alienación a través de la intimidación. He visto desde mi azotea a agentes de ICE, SWAT, y de comisarios allanando a los vecinos. Son cuerpos fríos, tormentosos, feos y rígidos, armados con kevlar (un material para ropa antibalas), municiones, cascos, goggles, guantes y rifles. No son del todo cuerpos. Son más como muros fronterizos. Tan largos como todos los tipos de fronteras que existen, del tipo que atrofia el movimiento de los cuerpos y el intercambio de vida, que corta los vecindarios y las línea divisorias de las aguas y de las mentes, la naturaleza y nuestro lugar, los cuales permanecerán como una parte del Estado.

Después de que los helicópteros y la policía se fueron, los amigos y aliados de las víctimas, entramos a la casa para ver si alguien estaba todavía allí, si alguien necesitaba ayuda. Algunos ayudamos a limpiar el desorden que quedó por la intromisión de la policía, el portón chueco, las sillas tiradas y la puerta rota. Después de que los helicópteros se fueron, me
enteré que una bandada de ibis jóvenes regresaron al patio y también regresó el halcón de Cooper a su percha en el árbol de mango. Luego la comunidad empezó a reconstruirse. Lo mismo será cuando el muro fronterizo sea expulsado de la tierra sagrada que actualmente nos atormenta.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 18,000 other followers

%d bloggers like this: